Colegio Mayor Peñalba

La cultura de la muerte, sólo puede ser derrotada por la protección de nuestro patrimonio común y por el hundimiento de su ideología en una abundancia de bondad, belleza y solidaridad basada en la verdad.

Amal Elesha Marogy, doctora en árabe y profesora de la Universidad de Cambridge; fundadora y presidenta de la Fundación Aradin se dedica a la preservación de la herencia cultural en peligro en el medio oriente. “Mi papel principal es participar y compartir mi experiencia académica en pro de esta intención”

En un momento de la conferencia

Ante la realidad del ataque a las religiones en Oriente Medio, Amal respondió que “La religión, tranquilamente puede sobrevivir sin ningún edificio o construcción. Por ejemplo, un sacerdote puede celebrar una Eucaristía con un trozo de pan y un poco de vino o incluso un musulmán puede orar en cualquier lugar, donde le sea posible extender su tapete, o un judío puede hacer la lectura de sus salmos en cualquier lugar donde pueda escucharse a sí mismo.

“No es la religión por sí misma, lo que quiero defender, sino todo un legado cultural que cientos y cientos de generaciones han plasmado en cada muro, en cada pintura, imagen o pieza arquitectónica; pues es aquí, donde se encierra un sin número de experiencias que hoy en día nos permiten tener un acercamiento directo a nuestros orígenes, a nuestra propia historia.”

Nos alentó a recordar siempre que la religión tiene una función en la vida de cada ser humano; hacer de ti la mejor versión de ti mismo; no importa qué tipo de religión se profese o incluso si no se practica ninguna; si tu religión no te hace una mejor persona, si no te motiva a perdonar, a amar; entonces no hay ninguna necesidad de tenerla.

Amal Elesha, Maribel Suárez, directora del Colegio Mayor, Berta Pérez, Presidenta de la Junta Directiva y Esther Parra, Decana de Peñalba

Compartió su visión con otras religiones y nos animó a comprender que el amar a alguien, no significa que se deba odiar a todos los demás que no comparten tus mismas creencias; “fue entonces cuando entendí que la única manera de lograr encontrar una verdadera identidad cristiana es amando a mi prójimo, valorando todo lo bueno, lo hermoso; apreciando, respetando el valor que tiene cada ser humano en su totalidad”

Hay un ataque agresivo a la cultura y a la destrucción masiva de varios milenios de patrimonio común y universal, con el que se trata de controlar la forma en la que recordamos nuestro pasado y por lo tanto forma en que concebimos nuestro.

El mejor equipo para llevar adelante el proyecto propuesto



La cultura de la muerte, sólo puede ser derrotada por la protección de nuestro patrimonio común y por el hundimiento de su ideología en una abundancia de bondad, belleza y solidaridad basada en la verdad.

Como Martin Luther King “yo no le temo a los gritos de nuestros enemigos, sino el silencio de nuestros amigos”; nosotros no podemos y no permaneceremos en silencio.